Un refrescante almuerzo.

Un refrescante almuerzo.
“Acción para unos días de verano”.

Analía Beltrán Janés.
David Hernández.


Duración: un par de días.

Materiales:
Un frigorífico, recipientes y alimentos varios.

Esta acción se desarrolla en un mínimo de dos días por ejemplo en el contexto de un festival o similar, como se verá a continuación.

Realización:
Se pide a los asistentes que traigan algunas viandas, lo que consideren oportuno, no excesivamente voluminoso. También se pueden tener preparados algunos alimentos, porque el público, ya se sabe, es olvidadizo. Por ejemplo: aceitunas, cruasanes, frutas, etc....

Los alimentos aportados por el publico se introducen en recipientes de plástico del tamaño apropiado y se rellenan con agua. Todos estos recipientes se introducen en la nevera hasta el día siguiente en que continúa la acción (de ahí que sea en el contexto de un festival).
Al día siguiente, cuando ya todo esté convenientemente congelado, las viandas se sacan y se colocan en platos sobre una mesa hermosamente decorada.

Los asistentes podrán coger y comer algunas (por ejemplo guindas o aceitunas) o simplemente esperar a que se descongelen y ver qué pasa. (Mientras se descongelan pueden presenciar alguna otra interesante acción)