Ben y paraiso.

Ben y paraiso.
Acción terapeútica: practíquese para curar el hígado

Pedro López Casuso.
1986.

Tiempo de realización:
Relativo. El tiempo varída segúan las circunstancias y necesidades del perfomante.

Utensilios e ingredientes:
- Una cocina a gas común y corriente.
- Una olla grande (el tamaño lo decide el accionista según sus posibilidades).
- Agua fresca al gusto.
- Un puñado de hojas, corteza, tronco, flores, semillas (aleatorio) de ben o guaraña.
- Un puñado de hojas, corteza, tronco, flores, semillas (aleatorio) de paraiso o alhelí.
- Una toalla grande.
- Música al gusto.

Nota: el ben y el paraiso son dos poderosos antibióticos naturales
presentes en las zonas intertropicales. En venezuela son bastante comunes.

Preparación:
Echar el agua en la olla.
Echar los puñados de ben y paraiso en el agua.
Encender el fuego.
Colocar olla en el fuego y tapar hasta que hierva.
Con el agua hirviendo poner música.
Destapar olla.

Inclinar el cuerpo sobre la olla caliente.
La cara debe estar justo sobre el agua hirviendo sin que el calor pueda quemar la piel. La distancia entre la cabeza y el liquido hirviente es relativa. El perfomante determina hasta que punto es capaz de aguantar el calor.

Una vez localizado el punto respirar el vapor del agua para focalizar el vapor cubrir la cabeza con una toalla grande. Los brazos deben ir colocados en la espalda a medida que se respira los brazos se estiran hacia los hombros. Las manos se mueven al ritmo de la musica.
Las piernas ligeramente abiertas e inclinadas como en la posición yoga "el abrazo del caballo"pero al reves (hacia la espalda).
Mantener la posición hasta que aguante.

Salir, secar, volver una y otra vez hasta que el agua se reduzca al minimo.

Apagar fuego.
Dejar reposar te.
Beberlo lo que resulte sin azucar

Presentación final:

Al gusto del perfomante puede agregar una accion.
Yo, por ejemplo, trepaba una escalera de hierro y pasaba mi cuerpo entre los peldaños durante un rato al ritmo de un cantejondo tomado de un viejo albun discografico del folklore español.
Terminaba en un taburete de hierro con asiento de moto cuya forma es muy similar al del caco de un guardia civil de los años 50. Con ese objeto se plantean diversas situaciones de una procesión de semana santa.