Croquetas de macramé.


Croquetas de macramé.
Medidor del estado de ánimo.

Teresa del Pozo.
2008.


Para la elaboración de esta receta se requiere:
- Altas dosis de amor.
- Ciertas habilidades manuales.
- Gran concentración y paciencia.

Ingredientes:
- 4 ó más espaguetis lo más largos posibles.
- 1 litro. de leche.
- 2 cucharadas soperas de harina.
- Una pizca de sal.
- Al gusto: jamón serrano en trocitos pequeños.
- Aceite de oliva para freir.
- Pan rallado.
- Un huevo batido.

Utensilios:
- Una sartén.
- Una cuchara de palo.
- Tiempo, palabras y pensamientos.

Preparación:
Para empezar uno debe buscar el sonido y preparar la zona de cocina creando un ambiente relajado. Cualquier cosa que le pueda distraer hará que pierda la concentración y que la croqueta de macramé quede maltrecha. Mal asunto.

Debe comenzarse con la masa de las croquetas. Dependiendo del ánimo y gusto, realizarlas del sabor que se considere oportuno. Para su elaboración debe echar en la sartén los líquidos y los sólidos (excepto los espaguetis) y en ese orden. Con la cuchara de palo debe revolver todos los ingredientes. Marquese un ritmo circular y no lo pierda. En ese estado, todavía amorfo, atienda a los pensamientos que le cruzan la mente, concéntrese en ellos y visualice el mapa conceptual que está desarrollando. Tenga cuidado de no perder el ritmo de la mano y sienta como su cadera le acompaña. La masa comenzará a tomar espesor. Es el momento de ir eligiendo los pensamientos más repetitivos, los reincidentes. Cuando la masa está espesa y haya conseguido la textura deseada, coloquela en una fuente. Coja un papel y un lápiz y escriba. Meta la masa en la nevera y coloque sus pensamientos en la puerta de la nevera. Deje reposar todo un día.

Para elaborar el macramé deben dejarse los espaguetis al dente. Flexibles y durillos. No piense sólo observe. Una vez preparados observe el dibujo adjunto y el papel con sus pensamientos. Comience a hacer los nudos mientras recita en voz alta lo que ha escrito. Añádale palabras, juegue con la tesitura de su voz mientras sus manos anudan los espaguetis. No tire ni fuerce. La estructura podría romperse. Debe tratarse todo con mucha delicadeza. Verá que todo toma forma.
Una vez terminadas las redes de macramé y concretado un pensamiento formalmente. Saque la masa de croqueta. Elija el tamaño de la misma, pásela por un huevo batido y empanela. Envuelvalá en su red de macramé ya estructurada.

Sólo queda freir todo juntito. Cuide la temperatura del aceite.
No olvide que para llegar a realizar una buena croqueta de macramé debe apagar su móvil, teléfono fijo y timbre de la puerta, olvidar la ropa sucia, la plancha o cualquier quehacer que le pueda distraer.

Si ha seguido las instrucciones al pie de la letra tendrá en su mano una pieza en buen estado. Cuando la prueben pida que digan el primer pensamiento que tengan. Ese será el título de la pieza que ha conseguido crear al elaborar su croqueta de macramé.